Curiosamente, con frecuencia, dichos varones que piden hembras delgadas, reconocen que a ellos les sobran bastantes kilos