Digamos, para dejar las cosas claras desde el comienzo, que la regla sobre la tercera cita, esa principio no escrita aunque afianzada por la desarrollo popular que aconseja esperar hasta el tercer acercamiento de intimar con alguien, da la impresion una soberana estupidez