Muchos consumidores arruinan la primera cita de manera intencional o en otros casos “sin tratar queriendo”.